¿Qué es la Felicidad?

Felicidad es lo que tú quieres que sea

La Felicidad es un constructo o concepto que nosotros creamos a partir de nuestras experiencias, vivencias, lo que hemos ido oyendo a lo largo de nuestro desarrollo, lo que nos han ido diciendo que “en teoría” es la felicidad.

¿Por qué “en teoría”? Una teoría es un supuesto o idea que una persona manifiesta y propone a partir de sus propias experiencias y observaciones; Es decir que cada cual tendrá su propia “teoría”. Sí asociamos esto a la felicidad, se puede comprender que la felicidad para mí, como concepto, no tiene por qué ser igual que para ti. Por tanto, la felicidad únicamente depende de uno mismo, depende de aquello que quiera considerar o clasificar como feliz.

Muchas veces pensamos que no somos felices porque anhelamos o ideamos ese constructo o concepto de felicidad que nos “venden” a través de los medios de comunicación: “vivir en un paraíso, en una mansión; tener los mejores coches y últimos modelos tecnológicos; tener una pareja o matrimonio; ser padre o madre, etc.” ¿qué ocurre entonces?

El ser humano tiende a compararse, la mayoría de las veces involuntaria e inconscientemente, pero al producirse dicha comparación entre lo que nos “venden” como “lo necesario para ser feliz” y lo que observamos en nuestro día a día, se produce una disonancia entre niveles. Mediante dicha comparación interpretamos erróneamente, que la felicidad está en un nivel superior, entonces anhelamos aquello que no tenemos y nos generamos frustraciones por no haberlo alcanzado; De esta forma nos consideramos más infelices que los otros y no nos damos la oportunidad de ser felices por nosotros mismos.

Todo esto no deja de ser una distorsión de la mente, es decir, una interpretación distorsionada o errónea de nuestra verdadera realidad, que a su vez nos produce una serie de emociones y sentimientos negativos. Siendo éstos últimos los causantes de nuestra conducta y nuestra actitud posterior generalmente desadaptativa. ¿Qué hacemos entonces?

Debemos tener claro que no hay que conseguir “esa” felicidad que nos venden, ya que “esa” es la felicidad de unos pero cada uno de nosotros puede tener su propia felicidad. El punto clave de la felicidad se encuentra en cada persona y la esencia o el quid de la cuestión se centra en disfrutar de la vida.

En la vida estamos, en la vida nos desarrollamos y en la vida nos morimos; con lo cual, hay que disfrutar de la vida. No hay que vivir en el mañana, hay que disfrutar de hoy, del momento presente, de lo que tenemos, y lo que podemos tener va a depender en gran parte de nuestra motivación “real” por conseguirlo. Pero no nos tenemos que engañar. Lo queremos porque nosotros consideramos que realmente es algo válido y bueno para nosotros; no, lo queremos porque nos lo venden como lo que nos va a hacer feliz; Ahí, es donde debemos darnos cuenta ¿Realmente lo que otros dicen que produce la felicidad (p. ej. ser padre/madre) a mí me va a hacer feliz? ¿Es realmente lo que quiero? ¿Será que no me estoy dando cuenta de qué lo que quiero es lo que tengo? Porque es lo que yo poco a poco he ido logrando, es lo que he ido buscando tener (p. ej. independencia económica o vital).

Por ello debemos analizar de forma “real” todo lo que conforma nuestra vida actual y valorarlo. Seguramente nos daremos cuenta que tiene mucho más valor y nos profesa mucha más felicidad de lo que a priori pensamos.

Y si no he llegado a ese proceso, sí lo que tengo (ej. pocos amigos) no me gusta, lo que deberé hacer es modificarlo. Cambiarlo y/o transformarlo en la medida en que se pueda, pero siempre se puede modificar (ej. apuntarme a clases de una actividad donde pueda ampliar mi círculo social). No es lícito dejarse llevar por las excusas y la apatía.  Hay que esforzarse, hay que poner de nuestra parte para readaptar lo que tenemos en pos de nuestro mayor beneficio y satisfacción personal. Así construiremos nuestro mundo feliz.

¿Qué ocurre con la búsqueda de la felicidad?

No hay que estar “buscando” la felicidad. La felicidad no es un tesoro que está escondido en algún punto y sólo unos pocos tienen el mapa para encontrarlo. No hay que estar perdiendo el tiempo en buscar, hay que ocupar el tiempo en “disfrutar” de todo lo que nos rodea, y así cada uno, desde mi punto de vista, podrá sentir que es FELIZ.

Posted by: Dra. Noelia R. Sobrino
2018-10-05T12:02:29+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies